En Centro Dental Jesús María contamos con tratamientos de rejuvenecimiento facial sin cirugía, utilizando técnicas que ofrecen grandes resultados tanto individualmente como combinadas, todo depende de las necesidades del paciente.
Podemos conseguir revitalizar la piel para darle un aspecto descansado, rellenar las arrugas de los surcos nasogenianos, el entrecejo o las patas de gallo, o aumentar el volumen de los labios entre otras cosas.

 

BOTOX


La toxina botulínica es un tratamiento que consiste en infiltrar en la piel una proteína natural purificada para eliminar las arrugas de expresión. No es un material de relleno ni elimina las arrugas mediante el aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos de la cara relajándolos, permitiendo mantener una expresión natural.
El tratamiento se realiza en la consulta de forma ambulatoria y no requiere anestesia, siendo totalmente indoloro. Durante el primer año se realiza cada 4 meses, y a partir del segundo año una aplicación cada 6 meses es suficiente.

 

RELLENOS FACIALES


El paso de los años provoca la pérdida de elasticidad, tono, tersura y firmeza de la piel, sobretodo en el rostro al ser más delicada. Para evitar estas marcas de la edad, existen diferentes métodos que ayudan a eliminar arrugas y disimular cicatrices, redondear pómulos, mejillas o mentón.

En nuestro centro trabajamos con ácido hialurónico, que se utiliza como relleno dérmico por su capacidad para retener líquido y atraer agua, además de estimular la producción de colágeno.

La técnica de relleno mediante ácido hialurónico es una técnica recomendada para aquellas personas que desean mejorar el grosor y la proyección labial, mejorar la definición del arco de cupido, elevar las comisuras excesivamente caídas, corregir las arrugas en la zona superior del labio, corregir las arrugas del entrecejo, disminuir el rictus facial, sin modificar la expresión, mejorando el estado y la calidad de la piel en general.

 

RICH: REVITALIZACIÓN CUTÁNEA


Uno de los primeros trastornos que sufre la piel en el proceso de envejecimiento es la pérdida de agua. RICH es un nuevo tratamiento cutáneo que proporciona luminosidad, frescura y juventud a la expresión del rostro, gracias a su acción rejuvenecedora.

Consiste en un compuesto de varios productos, que mediante pequeñísimas infiltraciones cutáneas se introduce en las áreas más afectadas por los signos del envejecimiento: cara, cuello, escote y dorso de las manos.

Las sustancias que forman este compuesto, tales como vitaminas, aminoácidos, minerales, o antioxidantes poseen una gran capacidad de hidratación, y por ello ayudan a contrarrestar la pérdida de agua de las células. En definitiva, se trata de partículas que hidratan por sí mismas y además estimulan el ciclo celular para captar agua.

De este modo, la hidratación de las células epidérmicas consigue de forma eficaz el rejuvenecimiento celular y devuelve el brillo y la frescura a la piel.